En 2016 la UNESCO declaró la cerveza belga patrimonio inmaterial de la humanidad. Y de verdad que no es para menos. 

La cerveza belga es otro mundo: más de 1.500 tipos, de graduación baja, media, alta, fermentación doble, triple, cuádruple, rubias, negras, blancas de trigo, rojas, de abadía, trapenses, lambic… ¡Se necesitan dos vidas para probarlas todas!

Yo me voy a centrar en las que tienen ese algo más que hizo que engordara unos kilos al llegar a este país. Aprendí que las cervezas belgas se degustan, como el vino, se huelen, se toman poco a poco, se disfrutan

Son un placer para todo el año y al alcance de todos gracias a las compras por internet. Muy buena opción también para hacer un regalo original.

Vamos a ver unas cuantas marcas de cada tipo. Dentro de cada tipo os dejaré enlaces para poder comprar cerveza belga en Amazon. Y más abajo os cuento más cosas.

¡Qué os aproveche!

Tipos de Cerveza Belga
cerveza trapense chimay

Cerveza Trapense

Para muchos, la mejor cerveza belga. De las once cervezas trapenses que existen, seis son belgas. Los monjes todavía supervisan la producción.

cerveza belga de abadía

Cerveza de Abadía

Toman su nombre de una abadía, pero están fabricadas por cervecerías. Algunas de las cervezas belgas más famosas son de abadía.

cerceza belga lambic

Cerveza Lambic

Es un tipo de cerveza de fermentación espontánea. Tienen una acidez muy característica. Una de ellas, la Gueuze, se la considera como el champán de Bruselas.

cerveza belga blanca de trigo

Cerveza Blanca

En Bélgica hay muy buenas cervezas blancas (blanche o witbier). Son cervezas de trigo y cebada. Ligeras y refrescantes, mejor con una rodaja de limón.

cerveza belga varios

Cerveza Frutal

Varias marcas han incluido una variedad con sabor a frambuesa, cereza o melocotón. Ojo con algunas, estos sabores enmascaran su alta graduación.

cerveza belga doble y triple

Otras Cervezas

Aquí os dejo algunas de mis marcas preferidas que no están en ninguna de las otras categorías. La mayoría son de alta graduación, no lo puedo evitar.

Un poco de historia

Nacimiento y juventud: s. XII-XVI 

Los belgas fabrican cerveza mucho antes de ser belgas. La elaboración de cerveza belga se remonta al siglo XII, a los tiempos de las primeras cruzadas cuando la Bélgica que conocemos hoy día aún no existía.

Durante los siglos XII y XIII, con permiso de la Iglesia Católica, los monasterios se empezaron a financiar gracias a las ventas de sus cervezas.

Por otra parte, con un agua no siempre potable, era mucho más sano beber cerveza que agua. Era una cerveza de baja graduación que tomaba todo el mundo, incluso los niños. Ellos no sabían que la fermentación mataba los microbios del agua, lo que sabían es que la cerveza era más sana que el agua a su alcance.

Las malas lenguas dicen que la Iglesia prohibió la fabricación de destilados fuertes y que fue por eso que los monjes perfeccionaron la técnica de hacer cervezas de mayor graduación: la cerveza no estaba prohibida. Qué listos…

Fachada museo cerveza bruselas
Sede del Gremio de Cerveceros de Bruselas s. XVI

En 1308 se funda el gremio de cerveceros de Brujas, en 1357 el de Lieja y en 1365 el de Bruselas. El Museo de los Cerveceros de Bruselas, situado en plena Grand Place, era en el siglo XVI la sede del gremio de cerveceros.

Con el paso de los siglos fueron perfeccionando sus elaboraciones al tiempo que se iba dando una cierta especialización. En Flandes se daba más la cerveza ligera y ácida mientras que en Valonia se producía una cerveza más amarga.

A diferencia de lo que pasaba en Alemania, la falta de regulación en «Bélgica» hizo que le empezaran a añadir otros ingredientes como hierbas y frutas. Y así empezaron algunas de sus variedades que han llegado hasta hoy (como la Kriek).

La mayoría de estas abadías fueron construidas en los siglos XII y XIII. Y la mayoría fueron destruidas y reconstruidas una y otra vez. Y aunque en muchos casos se interrumpió la elaboración de cerveza, no se perdieron las recetas secretas que más tarde se utilizarían y perfeccionarían.

La Revolución Francesa: s. XVIII y la primera cerveza trapense en el s. XIX

Cervecería Trapense
Cervecería Trapense

Damos un salto en el tiempo y llegamos al siglo XVII. Tras la Revolución Francesa,  los monasterios trapenses se conviertan en refugio para monjes que huyen. Esto hizo aumentar la producción de cerveza en dichos monasterios.

Y aunque se hizo esperar, la primera cerveza trapense, la Westmalle, se empezó a producir en diciembre de 1836 y solo para consumo de los monjes. Imagino que para «celebrar» la Navidad.

La fecha de la primera venta de cerveza trapense de la que se tiene constancia es el 1 de junio de 1861. Gran día sin duda.

Las Dos Guerras Mundiales – s. XX

La primera mitad del siglo XX fue especialmente malo para este sector. Bélgica se vio fuertemente afectada por las dos guerras mundiales.

Aun así, en 1940 se contaban más de 3.000 cervecerías en Bélgica. Tal número fue decreciendo a medida que se empezaron a implementar controles y regulaciones. Digamos que hasta entonces cada uno iba haciendo lo que quería con mejor o peor resultado.

A partir de la década de 1950, con la situación ya más en calma, se produce un resurgir de la tradición cervecera belga.

Por un lado, los monjes trapenses siguen con su producción propia. Por otro, algunas abadías ceden sus derechos de fabricación a empresas cerveceras para que elaboren sus cervezas, siempre bajo control permanente del Consejo de Cerveceros Belgas.

Tanto para la Cerveza Trapense como para la Cerveza de Abadía existen certificaciones específicas de las que hablaré en sus respectivos apartados.

Un par de anécdotas:

Hay una cerveza francesa, la de la abadía de Mont de Cats, que es trapense, pero no tiene la certificación y el logo de trapense. El motivo: su monasterio fue destruido y se fabrica en otro que está en Chimay.

Como ya veremos, una de las condiciones para ser «Trapense de pura cepa» es que se fabrique dentro o en las proximidades de la abadía.

Y por otro lado tenemos una cerveza trapense alemana, la de la abadía de Mariawald, una de las fundadoras de la Asociación Internacional Trapense y con «todos los papeles en regla»…  y que no produce desde 1953.

Esplendor y Reconocimiento Mundial – s. XXI

El éxito de la cerveza belga radica en la cultura cervecera que la acompaña. Se fabrican más de 1.500 tipos con modos de fermentación diferentes.

Cervezas y Quesos Leffe
Cervezas y Quesos Leffe

Se utilizan para cocinar, en el lavado de quesos que las abadías también producen, cada vez se hace más maridaje con alimentos, igual que se hace con los vinos.

Se apuesta por una producción cada vez más sostenible y cada vez hay más gente aficionada a hacerse su propia cerveza artesana.

Todo esto hace que en 2016, al igual que pasó con nuestras Fallas y la samba, la cerveza belga pasa a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Espero de verdad que disfrutéis y os guste la selección que he hecho y que iré ampliando. Aparte de que a mí me gusten (esto no es una guía exhaustiva de experto, es mi opinión como consumidor de a pie agradecido), me he centrado en que se puedan comprar fácilmente online en Amazon.

¡Y no olvidéis que saben mejor si se toma a la temperatura recomendada y en su copa!

En caso de que a alguien le pique la curiosidad y quiera saber más, os dejo una recomendación de un libro de cata de cerveza.

Últimos vídeos

Os dejo los tres últimos vídeos que he ido encontrando sobre la cerveza belga. Os recuerdo que hay más en la página de vídeos

Cómo servir una Chimay a presión

Cómo servir una Tripel Karmeliet

Vistas aéreas de la abadía de Orval

Deja un comentario